LOS-PIRATAS-DE-TEIÀ-PAÑUELO-Y-PARCHE-PIRATA-GEMSER-LIBROS-PERSONALIZADOS-ABUELO

El martes tuvimos comida familiar. Después de los postres, el abuelo Sebastián se puso muy serio y misterioso. Nos invitó a su biblioteca y nos enseñó un libro de la historia del Maresme. Resulta que en los siglos XVI y XVII el mar estaba lleno de barcos piratas que acechaban los pueblos de pescadores. Por eso se llegaron a construir hasta 50 torres de guaita a lo largo de toda la costa. Nos emocionamos tanto con las historias de corsarios y bucaneros, que copiamos mapas, marcamos los puntos importantes y decidimos lanzarnos en busca de tesoros y galeones hundidos. Así fue como nos convertimos en los Piratas de Teià por una tarde.

Montamos tal alboroto que cuando la abuela Mercedes se enteró de lo que estábamos tramando, decidió enrolarse a la tripulación. Ya teníamos mapas, libros, los aparejos de pesca del abuelo y una brújula. A falta de loro, un servidor se ofreció de mascota. Pero nos faltaban dos cosas muy importantes para completar nuestro atuendo pirata: pañuelos y parches. Así que nos fuimos al cuarto de costura y nos pusimos manos a la obra. Es muy fácil. Sólo necesitas un pañuelo o retal cuadrado, cinta elástica negra, fieltro negro, tijeras, aguja e hilo negro. ¡Al abordaje!

Pañuelo

1. Dobla el pañuelo uniendo las puntas en forma de triángulo.

2. Coloca el pañuelo sobre la frente y lleva las tres puntas hacia la nuca.

3. Anuda dos puntas por encima del vértice del triángulo.

Los piratas de Teià - pañuelo pirata - Gemser Libros Personalizados

 

Parche

1. Corta dos trozos de fieltro siguiendo la plantilla. Coloca la goma elástica en una esquina, entre las dos piezas y empieza a coser el contorno.

2. Da puntadas en todo el perímetro hasta que llegues al otro extremo. Ponte el parche y estira la cinta elástica hasta ajustarla sobre tu cabeza. Marca el punto, coloca la cinta entre las dos piezas y cierra el parche.

Los piratas de Teià - Parche pirata - Gemser Libros Personalizados

Puede parecer una tontería, pero ambos accesorios son fundamentales si quieres jugar a los piratas y enfrentarte a tus rivales. El pañuelo te protege del sol y, en el fragor de la batalla, evita que el sudor te caiga sobre los ojos. Contra la creencia popular, no hay que ser tuerto para llevar parche. En realidad se utilizaba como visor nocturno. Cuando luchaban con otros piratas se trasladaban de la cubierta, a pleno sol, hasta la bodega del barco. Cuando llegaban al interior donde guardaban los tesoros, la comida y la pólvora, sólo tenían que levantar el parche. Como su ojo tapado ya se había adaptado a la oscuridad, no se desorientaban y disponían que una perfecta visión nocturna. Os aseguro que, con estos trucos, ¡no habrá quien nos pille! ¿Te unes a nuestra banda?

Panchito

Panchito - mascota - perro- Gemser Libros personaizados