En agosto, llegan los famosos chaparrones de verano. De repente, el cielo se pone oscuro y empieza a llover. Las temperaturas suben y bajan en el mismo día, los hombres del tiempo se vuelven locos y pasamos del frío al calor en un momento. Frío y calor son sensaciones corporales que hay que aprender a identificar. Cuando hace mucho frío, nos abrigamos. A veces algo está tan caliente, que nos podemos quemar. Y si tenemos calor, tomamos bebidas frías para refrescarnos.

Te proponemos un juego de observación muy divertido. Se llama ¿Frío o caliente? Tienes que relacionar cada dibujo con una sensación:

JUEGO DE OBSERVACIÓN - FRÍO O CALIENTE - GEMSER LIBROS PERSONALIZADOS

Podéis jugar en grupo y explicar a qué os recuerda cada dibujo. Cuidadito que hay trampa. Por ejemplo, algunos alimentos y platos pueden tomarse fríos o calientes. En ese caso, tenéis que decidir cuál preferís y decir por qué os gusta más.

También podéis apuntar y dibujar las cosas frías o calientes que se os ocurran. Nos encantaría recibir vuestros dibujos o listas de cosas favoritas para compartirlas en la editorial. Nosotras nos quedamos con los helados en verano y los calcetines recién salidos de la secadora en invierno. ¿Y vosotros?

Hasta la semana que viene,

Bruna y Mentxi

Bruna y Mentxi -Gemser Libros Personalizados